sábado, 28 de diciembre de 2013

Ahorrar energía en 2014. El tarifazo


Hemos asistido estos últimos días a un vaivén que nos hacía echar mano al bolsillo para conocer lo grande que iba a ser el "tarifazo" y que al final se quedará solamente (lease en modo irónico) en un 2,3% durante el primer trimestre, lo que quiere decir que vendrán otros detrás.

¿Pero que hay detrás del cruce de acusaciones y la jerga que se ha utilizado para "marear la perdiz"?

Empecemos por este fragmento de una página de la prensa impresa, en el que Iberdrola ilustra lo que se paga por la energía consumida y las líneas eléctricas, un 38% , unos 19 € y el 62% restante destinado a impuestos.

Es decir que una parte recoge los costes regulados —los necesarios para suministrar la energía— que son fijados por el Gobierno y la parte liberalizada de la factura que se refiere a los costes de producir la energía.

Para entender el proceso es recomendable esta
Guía para entender la subasta eléctrica publicada por ABC, donde detalla:

a) la subasta trimestral que marca el precio de casi la mitad de la factura de la luz y que en esta ocasión Competencia ha observado posible manipulación y el resultado se ha invalidado.

b) el establecimiento de los costes liberalizados se fija en una subasta trimestral. Esta de diciembre fijó el precio de la parte liberalizada (61,83 euros por megavatio/hora) para el primer trimestre de 2014. 
c) funcionamiento de la subasta. A la misma acuden agentes financieros que negocian el precio de la energía con las empresas comercializadoras. Se parte de un precio y, mientras baja, los agentes retiran oferta hasta que se iguala la oferta y la demanda. Entonces se fija el precio final.

Fácil ¿no? Sobre todo para los usuarios finales que somos quienes hemos de pagar el resultado de este "juego".
El mensaje final tendrá que resumirse en un decálogo para lograr ahorrar en la factura eléctrica y que puede ser este que ha elaborador Circuitor:

1. Renovar los viejos electrodomésticos por unos más eficientes: Clase A, A+, A++.

2. Se pueden obtener ahorros superiores al 60% al utilizar el microondas en lugar del horno. El microondas es el electrodoméstico que menos energía emplea en calentar la comida.

3. Usar recipientes de diámetro ligeramente superior al del fuego y fondo plano (o se doblará el consumo de energía).
4. Cargar al máximo el lavavajillas y la lavadora, y utilizar el programa adecuado según el grado de suciedad. Siempre que pueda lave con agua fría o a baja temperatura.
5. Desenchufar los cargadores (de móviles, etc.) cuando la batería esté completa.
6. Evitar dejar aparatos en stand by (reposo) pues supone alrededor del 10% de factura eléctrica de los hogares.
7. Apagar la luz al salir de las habitaciones (ahorros en la factura eléctrica de hasta un 25%).
8. Aprovechar al máximo la luz natural; las paredes claras la potencian.
9. Mantener limpias las lámparas.
10. Sustituir las viejas bombillas incandescentes por unas de bajo consumo, de clase A (ahorros del 80% en iluminación).
Pero estos 10 mandamientos pueden resumirse en que es más barato ahorrar un vatio que producirlo.