sábado, 1 de diciembre de 2012

Dadme papiro, que la tiza estigmatiza

Hoy es de esos días que borrarías desde antes de levantarte. ¡Cuanta gente tóxica torpedeando proyectos e iniciativas mientras aprovechan para desacreditar el trabajo ajeno y manipular a quienes no se lo merecen ¿para ocultar qué?



Manifestar en público que el uso de tablets y herramientas 2.0 en aula de forma programada y reconocida, hace perder conocimientos a los alumnos que las han usado, es una terrible afirmación que, cuanto menos deja en el aire varias cuestiones, pero sobre todo ¿qué se pretende con ello, hacer sentirse al alumno más inseguro de sus conocimientos?
fuente: museobilbao.com


Me parece que a estas alturas del siglo XXI, según en que contextos, innovar es una suerte de número circense en el que lanzarse a no es un mero espectáculo sino que el público espera de forma morbosa que el acróbata se de de bruces contra el suelo porque ya se ha encargado de "intoxicar el entorno" cortando la red.

¿Para qué queremos tablets u ordenadores en los colegios? Las TIC se convierten en una herramienta pedagógica más y no (sólo) en una materia de aprendizaje.

Javier Lorente escribía el 16 de octubre: "Las tecnologías de la información pueden ayudar a cambiar la forma en que la que se imparte la educación, pero como en otras muchas ramas de nuestra vida, se limitarán a apoyar o acelerar unos cambios que deben producirse independientemente de la tecnología propiamente dicha. Estos cambios requieren un cambio de mentalidad en la forma de enfrentarse a la educación, mucho menos centrado en conocimientos en este “Mundo Hiperconectado”

Efectivamente, un cambio de mentalidad como en la escuela de Mooreville, en Carolina del Norte, que en 5 años pasó de ser una escuela cualquiera de USA a la tercera escuela estatal más prestigiosa, porque Mark Edwards, el actual director, decidió que tenía en sus manos la posibilidad de cambiar las cosas, se puso manos a la obra implantando una estrategia 1 to 1 como la que nuestro proyecto FP en tu móvil ganador de la última edición del Premio de Innovación Educativa ha llevado a cabo junto a iniciativas similares en distintas partes del mundo con trabajos que son inspiradores. Con esfuerzo y dedicación se pueden lograr grandes retos.

Retos como fue el paso de la paleo-escritura al papiro, luego a la imprenta y así sucesivamente. Pero algunos se empeñan en seguir trabajando en papel (porque el pergamino además de caro, estaría mal visto) y escribiendo con tiza en vez de con pizarra digital. Como ejemplo, este vídeo que en clave de humor trata del paso del libro al papel, que nos recordaba @antonio_guirao en la charla que manteníamos en twitter junto a @oscarboluda@Jose_GROG e @Isabel_Gonzal


Con el retroceso que llevamos últimamente en este país no es de extrañar que al final escuchemos aquello de ¡que inventen ellos! o lo que sería peor en educación: "dadme papiro que la tiza estigmatiza".