martes, 18 de octubre de 2011

El cuerpo como antena

El cuerpo como antena

¿Quiere experimentar la sensación de convertirse en un dial humano y usar su cuerpo para sintonizar cadenas de radio? Puede hacerlo gracias a la instalación Frecuencia y volumen de Rafael Lozano-Hemmer, que convierte al espectador en una antena, de modo que, según se mueve por el espacio, la sombra de su cuerpo le permite captar cualquier frecuencia y también subir o bajar el volumen de la emisión. La cosa se pone interesante cuando en la sala entran varias personas a la vez y el babélico concierto que generan ofrece una idea del enjambre de ondas que nos rodea.cuerpo_antena.jpg