martes, 19 de mayo de 2009

emplear bacterias en celdas fotovoltaicas

El uso de las bacterias verdes del azufre puede ser útil para el desarrollo de una nueva generación de celdas fotovoltaicas. Este tipo de bacterias contiene hasta un cuarto de millón de moléculas de clorofila en los clorosomas, las antenas recolectoras de luz más grandes y eficientes de la naturaleza. El equipo internacional de investigadores, en un artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), opina que la estructura de estas moléculas puede aprovecharse para desarrollar nuevas formas de generar energía.

Fuente:
Universidad de Leiden; Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)

via: CORDIS