jueves, 11 de diciembre de 2008

La UE retirará las bombillas tradicionales

La sustitución de las bombillas supondrá al año un ahorro entre 25 y 50 euros por hogar y entre 5.000 o 10.000 millones de euros en toda la UE. Además, se espera que la reducción del consumo de energía en iluminación sea de un 60%.

Los países de la UE aprobaron esta semana la retirada gradual de bombillas incandescentes, empezando por las de más de 100 vatios de potencia en 2009 hasta llegar a la desaparición de todas en 2012, tal como había propuesto la Comisión Europea (CE).

Tras las incandescentes, los europeos podremos elegir entre las bombillas halógenas o fluorescentes compactas, lo que hará posible un ahorro energético de hasta el 75%. La industria europea trabaja en la innovación en estas bombillas, que cuestan entre 2 y 10 euros (lejos aún de los 60 céntimos de media de las incandescentes), para permitir un encendido inmediato y una iluminación menos gradual.