jueves, 20 de noviembre de 2008

El ordenador del alumno

Ya hay varios foros, blogs, etc. que ponen de manifiesto las dificultades de administraciones y docentes en cuanto a adquisición y mantenimiento de equipos informáticos para el aula se refiere, basta leer La sostenibilidad en las dotaciones de ordenadores en el blog de Anibal de la Torre para darse cuenta de ello. En Enredad@s en el aula inciden en el mantenimiento y la obsolescencia de los mismos con la interesante experiencia de los terminales, thin clients o "terminales tontos" que auspicia nuestra Conselleria.



En el caso de un centro público, parece que hay administraciones más o menos generosas con la dotación informática y no se como se las arreglarán con el mantenimiento físico de los equipos en cuanto a soft y hard se refiere. En centros concertados el esfuerzo recae en los exiguos presupuestos para la compra y se hacen malabares para que algunas personas realicen la puesta a punto de los mismos, tarea que a más de un compañero que lea esto le provocará cierta risa floja. En algunos de estos centros la situación mejora notable o sobresalientemente si cabe, gracias a la colaboración voluntaria de los padres que desean lo mejor para sus hijos.

A niveles universitarios es interesante la iniciativa de Sevilla que regala equipos con la matrícula como se puede leer en Barrapunto y en el Diario de Sevilla. Para los niveles de Post obligatoria (Formación Profesional y Bachilleratos) y Secundaria tal vez se puede estudiar, siendo atrevidos al hacerlo, la búsqueda de fórmulas que, por un lado aligeren el peso de las mochilas de los chavales (que no los bolsillos de los padres) evitando tener que trasladar bastantes kilos de casa al cole y viceversa y por otro faciliten el arduo mantenimiento de las aulas con ordenadores, ya que serían los alumnos quienes aportarían su equipo con toda la información, trabajos, etc. y luego lo llevarían a casa para terminar la tarea, ocio personaly familiar mientras que los centros deberáin preocuparse de la conectividad de los mismos.

También en Primaria e Infantil, se están llevando a cabo iniciativas en este sentido. En CONSUMER analizan proyectos como Mátic , primero en Europa sobre el impacto de las tecnologías en la educación y el aprendizaje de niños, parece que al separar en dos grupos una clase (uno de ellos aprendería de la forma tradicional: con cuadernos, libros de texto, pizarras, etc. Y otro lo haría con ordenadores Tablet PC) Los resultados fueron sorprendentes. "A los tres meses, los alumnos que utilizaban los Tablet PC habían mejorado sus calificaciones en la asignatura de matemáticas en más de cinco puntos. Además, el 84,6% de estos pequeños lograban calificaciones de notable o sobresaliente".

En eso las editoriales pueden jugar una importante labor de prevención en dos aspectos fundamentales: el de la salud del alumno evitando futuros problemas de espalda y el ecológico evitando un importante consumo de papel. ¿Cómo? seguro que se preguntarán; ahí es donde hay que ser atrevidos y atrevidas, fórmulas de financiación donde en vez de comprar libros cada curso, se facilite el portátil al alumno el primer año de modo que, por la adquisición o la matrícula en ese centro o cualquier otra garantía se faciliten, por ejemplo, claves de acceso a la descarga de los materiales didácticos o textos para cada año.

No creo que Microsoft u otra empresa del sector esté por la labor de financiar todas las propuestas que se presenten como la de los Tablet PC en Ariño (Teruel) que podemos leer en El Pais digital, pero hay que dar otra vuelta de tuerca si no queremos perder el tren tecnológico en este país. Tampoco hace falta que los equipos tengan una dotación más allá de la necesaria para la formación del alumno en cada etapa, lo cual abarataría costes, no es necesario emplear soluciones informáticas de elevado precio, teniendo sistemas operativos y programas libres que están promoviendo las administraciones (MEC-ubuntu y GVA-Lliurex) que pueden estar incorporados en los equipos junto al material didáctico.

Entiendo que "En tiempos de tribulación no hacer mudanza" como decía S. Ignacio, pero habrá que preparar el futuro desde el presente y en lo tecnológico ya se sabe, todo se queda antiguo en cuanto sales de la puerta de la tienda.