jueves, 18 de septiembre de 2008

reflexionar para no agobiarse

Yo hago lo mío y tu haces lo tuyo

            No estoy en este mundo para llenar tus expectativa

Ni tú estas en el mundo para llenar las mías

            Tú eres tú y yo soy yo

            Si causalmente nos encontramos será hermoso

            Si no, no importa.

                                               Fritz Peris


Con este fragmento literario, recordar a mis colegas y amigos que es importante mantener en perspectiva que somos seres en crecimiento, ninguno de nosotros es un producto terminado, siempre hay espacio para mejorar; en este sentido si decimos o hacemos algo, que en un posterior análisis encontramos que pudimos haber hecho mejor, de nada sirve sentirnos culpables por ello.


Trata de enseñar a las personas que tienes alrededor y que tratan de manipularte por medio de la culpa, que tu eres muy capaz de enfrentarte con las desilusiones que les provoque tu comportamiento. El resultado tardará en llegar pero el comportamiento de aquella gente empezará a cambiar cuando vean que no te pueden forzar a sentirte culpable. Una vez que logres desconectar la culpa, la posibilidad de manipularte y de controlarte emocionalmente habrá desaparecido para siempre.


Hay dos días en la semana que no me preocupan. Uno de esos días es ayer … y otro día que no me preocupa es el mañana.


Bienvenido al nuevo curso.