miércoles, 28 de mayo de 2008

Microsoft y el estándar ODF

Aunque siguen existiendo muchos usuarios que por desconocimiento o por otras causas, prefieren "bajarse" soft" pirata, es un hecho que el estándar es ODF y por ello se entiende la maniobra de Microsoft para facilitar el uso de documentos basados en el estándar ODF (Open Document Format) dentro de su paquete de programas Office de la que ya dejamos constancia en este blog.

Esta opción ha puesto en guardia a la Comisión Europea, que estudiará si esta medida servirá para mejorar la situación de los usuarios de software. La apertura de Office al estándar ODF permitiría abrir, editar y guardar documentos en este formato sin tener que añadir nuevo software a los equipos de los usuarios. En un comunicado, el Ejecutivo comunitario indicó que Bruselas ha tomado nota del anuncio hecho por la compañía de Bill Gates y planea analizarlo en el marco de su investigación de competencia sobre la interoperabilidad de Office.

"La Comisión daría la bienvenida a cualquier paso de Microsoft hacia una verdadera interoperabilidad, más capacidad de decisión de los usuarios y menos dependencia", apuntó la Comisión. Bruselas abrió el pasado mes de enero dos nuevas investigaciones contra Microsoft por prácticas anticompetitivas centradas en la supuesta falta de compatibilidad de una amplia gama de sus productos, entre ellos el paquete Office.

Conviene recordar que el formato OpenDocument es un estándar internacional (ISO 26300) para el desarrollo de la economía global, y que es una incongruencia el uso de software propietario cuando existan alternativas libres de igual calidad. No olvidemos que Microsoft es el legítimo propietario de cada uno de estos programas y cada una de sus copias, por lo que el usuario debe pagar por utilizar cada uno de ellos como un alquiler, por hacerse SÓLO con el derecho de uso de cada uno de ellos. Sin embargo, el mundo está cambiando; las nuevas tecnologías han propiciado un nuevo escenario en el que lo que pertenece a cada individuo tiene menos valor que lo que se comparte, se distribuye y se modifica/mejora de forma comunitaria, o en red.

En principio, quien desee instalar un programa de Microsoft en el escritorio de su ordenador debe pagar por ello y, en el 90% de los casos, también quien desee que su ordenador funcione. Aunque muchos usuarios no lo saben, han pagado un suplemento extra en el precio del ordenador por tener instalado, sin haberlo decidido, el sistema operativo Windows.

Si no terminas de convencerte de que un programa que no haya sido fabricado por Microsoft puede funcionar bien, deberían saber que esta post está escrito en formato .ODT, de OpenDocument y publicado en el formato abierto.